Monday, 22 August 2016

La dichosa tesis plagiada

La estrategia de coronar a líderes polémicos como Peña Nieto, que distraen con sus constantes errores y excesos en TV, sigue rindiéndole frutos al poder. 
Enfocamos nuestra atención y energía en una sola persona, y por eso perdemos de vista la 'colmena' de ideologías que es el sistema.
Es así como el enojo que le tenemos al presidente nos distrae de las realidades estructurales por las que atraviesa México, las cuales obviamente superan por mucho lo que cualquier ser humano pueda presumiblemente controlar.

Trump el chivo expiatorio

   

Algunos pueblos antiguos correteaban a un diablito en las calles. El sacerdote les ofrecía una figura 'maligna' (chivo expiatorio) en donde depositar sus enojos, con lo cual se lograba la unidad del grupo alrededor del culpable en una especie de magia colectiva.
Dicho ritual en la era de masas televidentes tiene un efecto propagandístico, ya que la TV mueve a mucho más gente que un simple cura. El malo de la película es Donald Trump. Los constantes ataques mediáticos en su contra, que ahora suman la novedosa aparición en las calles de una obesa, desnuda, y ciertamente burlesca estatua, irónicamente hacen que veamos a su contrincante como menos peor, o hasta mucho mejor.
Juramos que Hillary hará mucho mejor las cosas que el mismismo 'diablo'. Nada más que al aceptarla aceptamos al establishment imperial militar, financiero, mediático y energético en turno, o sea, la forma de siempre de hacer las cosas.

Friday, 29 July 2016

Deseo es creatividad

De entre todas las explicaciones de el por qué un espíritu inmaterial y trascendente se materializa (en lo que algunos llaman 'creación') la que más me atrapa es la que coloca al deseo como el motor de la existencia.
El deseo nos ha acompañado desde nuestro pasar por el primigenio reptil -guiado por impulsos automáticos- hasta el emocional mamífero que convirtió al irreflexivo instinto en deseosas expresiones de afecto y apareamiento.
En esa línea de la evolución del deseo el ego humano sería una facultad que acumula las posibilidades anteriores dentro del inconsciente, pero que encima de ellas monta la capacidad (sapiens) para diferir y retardar esas facetas más arcaicas del deseo del que estamos compuestos y que irónicamente es la conexión con el todo.
En este esquema el libre albedrio puro no puede existir, ya que la base primitiva reptil-mamífera, con su genética y biología, condicionan nuestra conducta y decisiones humanas.
Sin embargo, ésta aparente fragilidad -de un ego motivado por el deseo- es nuestra fortaleza más encubierta, ya que no sólo nos permite indagar sobre nuestro hilo conductor espiritual, si no que también nos da la oportunidad de manejar el intrínseco deseo a nuestro favor.
Esto porque el ego nos posibilita el administrar y dosificar los deseos de acuerdo a las circunstancias que enfrentamos. Es así como podemos soltar al deseo para reproducirnos mediante la sexualidad, o también como lo justificamos para apropiarnos de las cosas materiales de la naturaleza para sobrevivir y hacer cultura.
Por último, y no por eso menos importante, es que ese mismo deseo puede transmutarse en creatividad, siempre y cuando sublimemos los impulsos e integremos las emociones donde se ancla la tan pesada y requisitosa memoria humana.
La ironía de un ego 'trapecista' -que nos dirige forzado entre distintos grados de deseo- es que al final es el mismo conducto, la puerta de salida para los actos que nos distinguen como personas únicas.
Por eso ten cuidado que tus deseos, fantasías e ilusiones insatisfechas no se estanquen y se petrifiquen en el ego.
Mejor actúa con la consciencia deseosa de que al compartir tus creaciones las liberas de ti mismo, con ello agradeciéndole al motor de la existencia y la evolución espiritual que te anima de vida.
Ulteriormente, la autenticidad no es más que el ego puesto al servicio de la creatividad más intima, el conducto que une al corazón con el producto de sus creaciones.

Friday, 24 June 2016

Explicando BREXIT



En 1957 se firmó una unión industrial en Roma en aras de industrializar a Europa, pero con un tinte del sueño imperial romano. Para ello se requería de abundante mano de obra barata para echar a andar la economía, que seguía aletargada tras la Segunda Guerra Mundial. Por eso fue que se abrió la puerta a las excolonias. Había mucha gente dispuesta a ir tras el sueño americano hacia el Viejo Continente, y eso fue lo que desató las grandes migraciones del siglo XX. Basicamente el migrante echo a andar la maquina, y eso le permitió a Europa transitar hacia la era de servicios que terminó de enriquecerla.

Pero más determinante que todo es el concepto de la unión en si mismo, que como en cualquier relación siempre presenta dificultades.Por eso es que la Unión incluyó a Alemania occidental, pensando que con ello se contendría otro resurgimiento como el nazi, o peor aún, que la Unión Soviética les terminara de arrebatar Berlín a los occidentales. Ulteriormente no se logró balancear el poder en Europa, ya que el talento germano fue lo que acabó decidiendo los destinos del continente.

El pueblo germano combinó exitosamente la industria, la mano de obra y su moneda, mezcla que finalmente le permitió apropiarse del euro, con ello centralizando el poder en todo sentido. Dicho de otra forma, la Unión que se formó para vigilarle se transformó en una arena que simplificó la transfusión de recursos hacia Berlín.

En esa línea, la transición europea hacia la era tecnológica de los servicios, la finanza y la especulación fue comandada por Alemania, la cual gradualmente asumió el control de los destinos de los europeos a través de una Bruselas cada vez más influenciada por el neoliberalismo y el poder del dinero.

Al final la economía, los migrantes y la moneda deben trabajar a favor de la identidad de la nación, esto según sus creadores. Por eso cuando una o todas estas variables fallan se pierde la fe en ellas, porque arrebatan soberanía, entendida como lo que nos posibilita el decidir sobre nuestro destino. Estas tres variables no solo fallaron, si no que llevaron a la Unión Europea al centralismo anti democrático.

Las multitudinarias protestas en Francia son el símbolo del fracaso del plan de integración, por la simple razón de que nunca se pensó que se haría con las masas desposeídas de un trabajo manual cada vez más extrernalizado hacia Oriente.

Los ingleses no desean continuar con una Unión Europea que ya no crece economicamente, pero igual o más importante es que buscan mantener su independencia financiera ante los embates del imperialismo financiero germano y el posicionamiento de China en la hegemonía del mundo.

Friday, 29 April 2016

Evolución sin libertad

¿Qué acaso la evolución cultural se olvidó de dar seguimiento a la libertad en sus esquemas?

A veces me pregunto si ya llegamos al tope del progreso o si de plano estamos retrocediendo.
La cabeza no me da para entender porque el ego, la razón, las identidades, y en si todo lo que hemos refinado para separarnos y dividirnos como sociedades -marcas, géneros, reglas, religiones, razones, naciones y banderas- simplemente no nos liberan como sus promotores aseguran.

Eso de que llegamos al pináculo  de la evolución de la especie, porque presumimos sistemas e ideologías injustos, simplemente me parece absurdo.

Propongo, pues, que busquemos trascender éstas tradicionales ataduras dualistas, que se alimentan de nuestra voluntad transformadora, esa que entregamos a cambio de una identidad convencional e ilusoria.

Entonces no se trata ya de priorizar  la evolución de  los sistemas y demás organismos sociales, ya que son producto del ego proyectado como utopía colectivista.

Hay que despertar a nuestra consciencia individual, esa que debajo de cualquier etiqueta es nada menos que la llave hacia la sinergia ulterior, a la que los místicos de todos los tiempos se han referido como emociones, sentimientos, intuición, corazón y consciencia.

Se trata de desarrollar todas nuestras capacidades inertes; explotarlas en el buen sentido a través de la fantasía y el acto.  Es apenas actuando como podremos  romper con la inercia adormecedora que se nos ha venido implantando desde niños. Esa que les ha servido a los poderosos para que fijemos nuestra atención en lo que viene desde fuera, pero que debido al chip impuesto, percibimos como parte integra de nuestro ser.

La ironía del despertar es que necesita de muy poco esfuerzo, si consideramos que ya nos hemos esforzado durante millones de años para 'sobrevivir', sobrellevando la angustia  de una vida tribal perennemente insatisfecha.

Urge despertar, ya que de lo contrario seguiremos siendo apenas piezecillas de una relojería ultrajante y abyecta, que se traga a la naturaleza  y todo lo que rodea en supuesto afán de adaptación y progreso.

Cualquier sistema funciona gracias a nuestra complacencia con lo que se nos arroja desde arriba, bananos podridos que por ingenua indecencia ferozmente consumimos.

Debemos priorizar el des complejizar nuestras vidas, simplificarlas.
 Así sutil y gradualmente nos desprenderemos de la Matrix, logrando establecer una sana distancia con su  contraparte discursiva de puntiaguda coraza, la necrópolis que en vida nos entierra.

Tal vez el fusionarnos en un solo ser, el uroboros hecho orgía cual bacteria agigantada e incluyente, sea una quimera.
Sin embargo, más descabellado es permanecer súpitos, perdiendo la oportunidad de ayudar a otros en su arduo camino.
Construyamos puentes para abrir la comunicación, ciertamente lubricando la transmisión de todo lo necesario para lograr la coincidencia con aquellos que también buscan la libertad, la cual con nuestra reciproca presencia, tal vez algún día podrán  compartir  en plena autonomía.

Wednesday, 27 April 2016

Amor sin sexo


  • Traté de imaginar al amor sin sexo, sin lujuria, ni pasión
    Busqué entre las definiciones que hablan de amor romántico -plastificado-, donde todo es un estire y afloje de negociación
    Imaginé que la emoción, que inexplicablemente nos hace sentir sabrosas incoherencias, va mas pegadita al tan reprimido aquellito, que a la parlanchina y supuestamente habil mente
     Preferí reconocer que amor no implica sacrificar ni someter a ninguna de sus jugosas partes,
     en afán de encontrar aquel paraíso atribuido, a dichosas utopías sin sentido.

Tuesday, 26 April 2016

Vas y vienes







te encontré en el moll, apuraste 
pedí tu cel, ignoraste 
te volví a buscar, patinaste 
pretendí tu feis, sonrojaste 
te mandé el request, vacilaste 
intensee por inbox, aceptaste 
lancé un poke, picudeaste 
postee en tu wall, lo borraste 
ta taggee en un post, destageaste 
invité a opinar, te zordeaste 
te topé en el antro, esfumaste 
te vi en el baño, flaqueaste 
acudí a la pista, aceleraste 
te esperé en la salida, copeteaste 
llamé al taxi, despistaste 
abrí la puerta, azotaste
 fui a taquear, arrivaste 
voltee a verte, feisbukeaste 
pedí la cena, goloseaste 
te invité a casa, acudiste 
serví la primera, agitaste 
sonreí a tus opiniones, coqueteaste 
ofrecí las mías, roncaste 
te invité a jugar, claudicaste 
ofrecí llevarte, despertaste 
apuré el servicio, complicaste 
encendí mi canto, twiteaste 
exigí explicación, tronaste 
me conformé con feis, y me eliminaste

Thursday, 10 March 2016

De inercias y presiones


‘‘Hasta un bravucón puede ser un héroe si ataca a otros bravucones’’
Jeb Lund (1977-) periodista estadounidense

Las difíciles circunstancias por las que atraviesa la nación de los EUA dificultan que un candidato pacifista antisistema pueda llegar al poder.
Esto quiere decir que el camino burocrático para Bernie Sanders no será nada fácil, ya que la gente en el poder no lo quiere. Apoyo popular por un lado, los poderosos están más preocupados por el surgimiento de Sanders que el de Trump, aunque no lo acepten públicamente.
Los argumentos de Sanders parecen más los de un politólogo reformador que los de un operador político experimentado. El candidato demócrata ha hecho de la crítica a Wall Street y al Complejo burocrático industrial y militar su principal estandarte ideológico. O sea, que en vez de proponer ideas nuevas, simplemente nos recuerda que hay asuntos capitales que deben ser modificados y restaurados, para poder seguir hablando de un sistema republicano.
Y aunque Sanders ha dejado de usar la palabra 'oligarquía' para referirse al 1% que controla todo (para no ofender a los votantes indecisos), su crítica se mantiene firme sobre los que considera responsables de la crisis estructural de la sociedad, su economía y las finanzas públicas.
Dicho eso no debemos olvidar cuál fue el desenlace de los últimos presidentes que cuestionaron a la banca y al militarismo como política exterior. Con esto me refiero a Abraham Lincoln y John F. Kennedy, reformadores que en cierto punto incomodaron a los del poder real, esos que imprimen el dinero y aquellos que los defienden.
Sucesivos presidentes, como Bill Clinton, Ronald Reagan y ciertamente Barack Obama, llegaron al poder con críticas similares, aunque mucho más atemperadas que los victimados en magnicidio. Sin embargo, una vez estrenados en el poder se cercioraron de echar reversa a todo lo prometido.
Ronald Reagan vociferaba a favor de un Estado más pequeño. No obstante, la realidad geoestratégica de la Guerra Fría le obligó a ceder a las presiones del aparato militar, ese que se vendía como necesario para derrotar a la URSS.
Bill Clinton juró defender a los desposeídos, empero no vaciló en firmar –gracias a la seducción de Wall Street– la Ley Glass Steagall, que empoderó a las apuestas y la especulación sobre cualquier otro sector de la sociedad.
¿Y qué decir del premio Nobel de la Paz, Obama, que se ha dedicado a contradecir todo su pacifismo preelectoral, cadena de fracasos en política exterior que nos tiene al borde de una nueva guerra mundial?
Por eso creo que el candidato ideal para el establishment es Donald Trump. Hay que tener en cuenta que más allá del Reality Show preelectoral, ha habido transformaciones fundamentales en la geopolítica del mundo. En pocas palabras, los poderosos saben que otro líder indeciso y timorato como Obama sería letal para la tan cuestionada hegemonía estadounidense.
Trump les ha prometido más guerra y más deuda a los de siempre y por eso es que lo prefieren. En el muy remoto caso que ganara Sanders, no pasaría mucho tiempo antes de que la estructura, la inercia, y las presiones de un Titanic a la deriva se impongan sobre las fantasías reformadoras de un capitán ‘ilustrado’.

Tuesday, 8 March 2016

La prohibición como negocio


"La prohibición es el sostén ideológico de la adicción’’

Hermes Millán Redin (1959- ) Psicólogo social uruguayo

Lo prohibido siempre llama mucho la atención, por lo que se eleva el consumo y se genera una demanda y derrama económica superior a la que habría sin prohibición.
Dicho de otra forma, la prohibición de ciertas sustancias convierte a su penalización y persecución en un negocio muy rentable para los que imponen las reglas del juego en la sociedad.
Es por eso que con todo y la inmoralidad que representa el demonizar a las drogas para hacerles la guerra, al final se gana tanto dinero para ‘‘limpiar’’ cualquier sentimiento de culpa.
Esta columna no ahondará en los demás usos que la prohibición le brinda al poder, como por ejemplo, el utilizar la guerra contra las drogas –enfatizando la lucha entre buenos y malos– para distraer a la población de la desigualdad económica y la concentración del poder y el dinero en unos cuantos. Tampoco explicaré por el momento que la prohibición sirve a los poderosos para reprimir y para perfeccionar el autoritarismo y su control social.
No, esta columna simplemente se concentra en el hecho de las ganancias que provienen de prohibir para elevar la expectativa y el precio de la droga. En ese sentido se justifica una forma de vida institucional donde se penaliza al que es descubierto consumiéndola, mientras se aterroriza a otros potenciales consumidores.
Quién sabe cuáles sean las causas más profundas que hacen de lo prohibido algo atractivo, pero una ciertamente evidente es la transgresión personal en la que se participa cuando se consumo algo ilegal.
El que impone la prohibición sabe que alimenta un negocio redondo. La ironía es que este negocio es uno de las más sucios, ya que se actúa como la misma mafia que supuestamente se busca erradicar.
Seamos realistas y aceptemos que el problema del narco en México se agudizó desde que el ejército salió a la calle en 2006 para enfrentarle. La persecución ‘ejecutiva’ no sólo se adhirió como una capa de complejidad a la prohibición de décadas, si no que a su vez, paradójicamente, la calidad de la droga ha ido mejorando para satisfacer a los nuevos consumidores, que se bautizaron a raíz de la televisada y muy bélica persecución. En esa línea alcista también debemos colocar al lavado de dinero profesional, así como la violencia generalizada, la cual ha contribuido en el sufrimiento humano y en el deterioro de la imagen pública de la nación.
A la par de todo esto se está dando un fenómeno alternativo a escala cada vez más significativa, como lo es la regulación y la legalización de la marihuana en EUA y Uruguay. El factor determinante para esto fue la indirecta difusión que la prohibición y persecución le ha dado a la incómoda planta.
Ahora que la opinión pública se ha percatado que la prohibición no ha hecho más que enriquecer a unos cuantos, a quienes no les importa que la violencia haya rebasado todo limite de lo permisible, es cuando el poder empieza a mostrar indicios de suavizar el prohibicionismo.
Sin embargo, no van a soltar la prohibición hasta que los nuevos mercados legítimos estén bien definidos, por lo cual se seguirá sacando ventaja de la indirecta promoción que la prohibición y los procesos de legalización en distintos países está generando.
Ulteriormente, los del poder sustituirán un negocio prohibido muy rentable por otro legal mucho menos rentable. En esta formula no debemos olvidar que la tendencia hacia la regulación y legalización, por lo menos en EUA y México, se está dando debido al enorme ridículo que ha causado la fallida y violenta guerra contra las drogas.