Friday, 29 September 2017

El envejecimiento es chistoso porque nos va enseñando a ser, ya que es lo único que dejamos cuando nos vamos, eso que hicimos con lo que nos dieron, no en cuerpo, ni siquiera en alma, si no en posibilidad de genuina presencia.

Nos decepciona vernos marchitar, al igual que recordar los momentos de supuesta perfección física, los cuales con todo y lo que había, comoquiera nos quejabamos en permanente insatisfacción, ya que siempre nos faltaba algo para ser ideales, sometidos a la incesante y exigente pelotita mental llamada 'yo', que no deja de patalear cual niño sin dulce.

Por eso atesora el presente como nunca, pero más importante, saca lo que traes con lo que tienes ahora mismo, porque nunca habrá plataforma más ideal para serlo todo que ese cuerpo que hoy reluce.

Así que antes de buscar reproducirte por terror a no atreverte a ser, esperando que los tuyos finalmente lo hagan, mejor actua y trasciende con lo que tienes. Así tal vez se te baje la prisa por prolongar, delegar y apresurar a otros, para que sean lo que tu no quiziste ser.

Monday, 18 September 2017

El consumismo es como el tráfico, empezamos escogiendo en libertad pero acabamos estancados sin gran diferencia.
La ilusión de las decisiones en torno a la distinción dentro del colectivo -de acuerdo a canones pre establecidos y externos a nosotros- es que nos llevan a resultados similares, eventualmente parecidos. Puedo creer que hubo libertad en escoger mi guardaropa, texturas y colores, pero al final eso no me hace realmente distinto a los demás que lo hacen. Lo mismo pasa con los coches. Si todos ejercen la supuesta libertad de elegir pero habitan en espacios cerrados, acaban encajonados, frenados por sus decisiones como colectivo.
Y como encuerarse o ser hippie no es la solución a esta indiferencia, la clave es reconocer que nunca estaremos completamente diferenciados por nuestro exterior, si no por las decisones que tomamos desde adentro que hacen que nuestro exterior dejer de tener que ser modificado perpetuamente en afán de distinción.
La única forma de ser único es dejar que tu interior reluzca, ese que no necesita comprarse, reponerse ni lavarse. Es obvio que vestirse y transportarse es una necesidad, otra cosa es convertirse en el cascarón que nos arroja en el corralón de las semejanzas.
Una bonita ropa y un buen coche talvez te ayuden a sentirte mejor, pero solo aceptandote como eres por dentro es que lograrás trascender y desplazarte con exito sin tanto sufrimiento. 
Se autentico, así seras único sin mucho esfuerzo.

Sunday, 10 September 2017

El espíritu escapa al señalamiento y la parroquia,
abunda donde no se le apuntala ni encapsula,
donde no se vende y dosifica, y mucho menos diosifica.

Yace en el espacio entre el estira y afloje, entre la luz y la sombra, entre la silaba y el diptongo, entre el punto y la coma,
ya que el ego y sus palabras apenas vislumbran sus contornos, sus colores y sabores,
que solo se disfrutan con presencia vacia de proyecciones y adivinanzas, que en su afán de certeza realmente le desconocen.

El espíritu es un mar sin navegar, una melena sin peinar, una herida sin cauterizar, un desierto sin atravesar,
un camino sin zurcar, un producto sin caducidad.

Es un caballo que galopa en libertad, cuando no se le persigue, apresura ni censura, se le cuelga o crucifica.

El espíritu es un parrafo sin resumir, es expresión sin subrayar, sin urgencia por enfatizar, ni prisa por comprender. Habita donde no se le etiqueta, se le adoctrina o dogmatiza.

El espíritu simplemente es...


Wednesday, 23 August 2017

La normalización de la incongruencia


Nuestra obsesión con el lenguaje, la mente y las reglas nos ciega del hecho que el aprendizaje principalmente se da por imitación, lo que dificulta la educación de los hijos y ciertamente de la ciudadanía. Exigimos orden y certeza, pero sin saberlo reforzamos lo contrario, ya que nuestros propios actos y lenguaje corporal no están en sintonía con lo que buscamos que cumplan.

Somos incongruentes con lo que pedimos, y ni siquiera reflejamos en actitud lo que deseamos para otros, lo que complica aun más las cosas. En pocas palabras, las palabras y los gritos no sirven de nada cuando no hay una estructura que las corrobóre.

Esto porque la base donde se montan los conceptos y la mente que forman nuestra cultura es la estructura mamifero-mimético-emocional, misma que tardó millones de años en desarrollarse, y que con todo y supuesta racionalidad perpetua subyace a la vigilia que presumimos como especie. Es así que aunque nadie se percate los participantes en un evento comunicativo inconscientemente recogen las señales emanadas del cuerpo y su proceder antes de escuchar lo que se dice.

Por eso es fundamental el revisar nuestra forma de comunicar, pero también su congruencia, ya que eventualmente esto será lo que predomine como ejemplo para los demás sean estos familiares, amigos o partidarios.

Ulteriormente, de la incongruencia a la mentira no hay mucho trecho. La mentira es simplemente el disfraz patológico de la incongruencia.

Monday, 21 August 2017


De todas las explicaciones sobre el eclipse me quedo con la simbólica, en donde la momentánea unión de los opuestos - la luz y la sombra, lo blanco y lo negro, lo masculino y lo femenino, la razón y la emoción- nos abre una oportunidad para integrar todo aquello que nos dificulta la paz interior.  

Es apenas aceptando la fuerza del momento presente que finalmente sumaremos las polaridades, fronteras y diferencias en las que se nos educa, siempre en competencia y con poca cooperación.

La magia del eclipse está en la dorada coincidencia para observar no solo al fenómeno en si mismo, si no para celebrar la existencia como algo sagrado, siempre llena de posibilidades para la acción conjunta y la colaboración comunitaria.



Wednesday, 28 June 2017

El electrón es la barcaza



El humano es la única especie que forma familias 'permanentes', en donde las reglas de la casa y las expectativas sobre el destino de los hijos se convierten en cultura, así complementando a la biología y la genética que nos dann vida.
Esta es la base institucional de la sociedad, por ende la familia se refuerza como el núcleo de todo, ejerciendo una presión castrante sobre todos los miembros que la componen. Es así como los padres 'deben' convertirse en educadores, mientras que los hijos requieren obedecerles, para mantener bien lubricada a ésta, la institución favorita del Estado y la religión organizada.
Es obvio que durante los primeros años de vida el niño no dispone de otro guía más que su progenitor, pero muy distinto es que tengan que someterse a sus eternos designios, que ciegamente les empodera sobre cualquier deseo e idea de sus hijos. Irónicamente muchos padres creen que la sola fuente y causa para su realización y trascendencia como seres humanos es la cristalización de sus hijos como proyecto familiar patrimonial.
La verdad es que ante la ausencia de escuelas donde se nos enseñe a ser padres, lo mas efectivo que pudiéremos hacer es transformarnos en ejemplos vivos de lo que quisiéramos que nuestros hijos siguieran y adoptaran para sus vidas, dejando a un lado la verticalidad y dureza que han caracterizado a las relaciones familiares durante los últimos milenios.
Aquí sugiero la metáfora del átomo para entender gráficamente lo que digo. El átomo no solo se sostiene y persiste por el protón (padre) y el neutrón (madre) que componen su núcleo, si no que es también el electrón -con su sana distancia y su propio giro- que mantiene el equilibrio atómico, permitiendo que la energía que une a todo no solo se mantenga, si no que también se multiplique.
Por eso mejor cambiemos la dureza disciplinaria, las excesivas reglas y las imposiciones --> por el ejemplo, en donde el aprendizaje principal se da por imitación, y no por lo que decimos y reforzamos con la palabra. Los hijos son prestados, aunque creamos que estamos en nuestro derecho por haberles dado vida.
La mejor forma de hacerlos felices es dejarlos ser. Es así como un electrón autónomo tendrá el poder para decidir si se mantiene cerca del seno familiar, así evitando su prematura escapatoria por no haber respetado su autentica presencia.


Monday, 26 June 2017

La sensibilidad es la linterna




La congruencia entre lo que pensamos, decimos y hacemos no solo facilita la complementariedad con otros, si no también con uno mismo, ya que así sutilmente integramos las distintas versiones de nosotros - los yoes - que constantemente reforzamos en nuestro interior. En esa línea entran también los excesos de fijación con las diferencias de genero, en cuanto a las expectativas de conducta apropiada para hombres y mujeres.
Una vez que nos damos cuenta que los humanos son la síntesis de lo masculino y lo femenino, es que ampliamos la visión en cuanto a las posibilidades de acción para todos, y no me refiero a las funciones reproductoras del cuerpo ni a las preferencias sexuales. Me refiero a que los hombres puedan desarrollar habilidades que en teoría únicamente corresponden a lo femenino, como son la las emociones, el saber cocinar, bailar, el agradecer, el ser humildes, el enfatizar detalles, et cetera - en si practicas que aumenten su sensibilidad para con las mujeres y los demás seres con que comparten el mundo. 
La sensibilidad no solo acercará al hombre con la mujer que tanto añora, si no que también mejorará la calidad de su vida en muchos sentidos. Esto porque finalmente habrá trascendido la dualidad que se nos siembra cuando nacemos, sobre la cual sucesivamente se tejen el resto de las identidades, etiquetas y marcas, con las que nos referenciamos a nosotros y al resto de las actividades mundanas que ejercemos. Esto aplica en su caso idéntico para las mujeres, a las cuales les recomendaría transformar su feminismo revanchista por acercamiento e imitación de lo masculino, para con ello finalmente cristalizar la emancipación y el empoderamiento que efectivamente han logrado durante los últimos tiempos.
No podremos integrar la dualidad que nos implantaron -y que nos separa en funciones, roles y expectativas de genero- si no reconocemos y aceptamos primero las características que nos unen. Esto nos servirá para desarrollar la auto compasión, requisito fundamental para cosechar la empatía con otros, independientemente del genero y cualquier otra identidad que nos separe y aleje de nuestras esencias y capacidades humanas.
En pocas palabras, la sensibilidad es la frecuencia que nos integra en luz de unidad, ejemplo puro de liderazgo que alumbra nuestros caminos y engrandece nuestras existencias.

Monday, 19 June 2017

De espejos y perfumes




Realmente empezamos a conocer a las personas hasta que convivimos con ellas, cuando nuestra idea  de lo que creemos que son  se topa con la realidad que la contrasta, cuando nuestras   grutas inconscientes se estremecen por  el mero  aparecer de su presencia. 
Las relaciones humanas son como perfumes, los cuales reaccionan de cierta manera de acuerdo al tipo de piel que los absorbe. No todos los perfumes huelen igual en todos.  En este sentido, cada piel emite un olor de acuerdo a la reacción que se logra con una química emocional y energética particular. Cada quien se entiende de cierta manera con otros.

Sin embargo, hay mucha gente que se aferra al ideal del olor que creia que cierto perfume le iba a  posibilitar, por lo cual refuerzan sus proyecciónes e idealizaciones sobre los demás, conviertiendolos en  pruebas y retos de  competencia para su desarrollo personal. En pocas palabras, nos obsesionamos con cierta manera de relacionarnos, sin darnos cuenta que al hacerlo modificamos nuestra fracción de participación en dicha relacion. Dicha modificación es  un 'subsidio' que nos aleja de nuestra autentica presencia.

Es aquí cuando el perfume que pudieremos ser en suave confluencia se endurece como espejo de interdependencia,  que une a ambos elementos en una relación que se mantiene    ante las adversidades, que sus respectivos  caminos presentan y representan para su incierto futuro.

Aquí es cuando la relación le sirve a los participantes para iluminar esa parte inconsciente, que por distintas causas psicológicas y espirituales sale a relucir en la combustión de la comunión con la pareja ó  amistad  en cuestión. 
El desenlace ideal de este tipo  de interacción es que el otro 'nos arranque'  la mascara de expectativas y proyecciones con su definida presencia, dejando que el perfume de su natural esencia  rellene los ideales  que por asertiva circunstancia  se nos fueron arrebatádos y canjeados por una fresca cuota de realidad.


Wednesday, 14 June 2017

Tocar fondo es revivir







Es cierto que tocar fondo a veces es bueno, ya que desde ahí podemos construir algo nuevo.   Por eso entre más profundo el pozo más firme el cimiento.

Fracasar es recordar quien eres, romperse para ver la luz, palpar las raices  para  volver a empezar.

Pero cuidado, no todo lo que interpretamos como  perdida lo es, ya que lo que se perdió es solo una de las tantas de posibilidad de realizar lo que queríamos. 

Es  error del ego creer que se pueden obtener y lograr cosas puntuales, aisladas y particulares. La naturaleza no funciona así.  El ego es solo  un bisturi, que bajo una ilusión corta el telar cuántico buscando obtener solo unos cuadrantes determinados o  polos específicos. 

 Por otro lado, los vacíos o perdidas no solo  se llenan con cosas nuevas, si no que tambien son banderillas metafóricas, indicadores y espacios en blanco que nos recuerdan que simplemente hay que resetearnos para poder voltear a  otro lado -cambiando nuestra perspectiva-, para percatárnos que toda intencion y decreto lanzado por un ego unipuntual siempre siembra posibilidades alternas a lo decretado originalmente, cosecha invisible que yace ahí en nuestra consciencia para ser visualizada cuando estemos listo para ello.

Romperse es encontrarse, siempre y cuando no permitas que el enojo y la frustracion por lo que se fue  te llene. 

Mala suerte buena suerte quien sabe. A veces lo que nos espera es mejor que lo que esperabamos.